Med.

La situación en la que la presión intraocular es superior a la normal, pero sin provocar acortamiento del campo visual ni aumento de la papila óptica.