De hiper- y tensión, f. Med.

La tensión excesivamente alta referida especialmente a la tensión de la sangre en las arterias: la hipertensión arterial puede provocar infarto y hemorragia cerebral. La hipertensión es la tensión arterial muy alta, tanto sistólica como diastólica (sístole y diástole). En el adulto, la tensión arterial es anormalmente alta cuando la media de varias medidas altas de la tensión sistólica es igual o superior a 140 mmHg, y la media de varias medidas de la tensión diastólica es igual o superior a 90 mmHg. La hipertensión aumenta el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular e insuficiencia cardíaca porque aumenta la carga de trabajo del corazón, haciendo que aumente de tamaño y, con el tiempo, se debilite; además puede dañar las paredes de las arterias. La hipertensión arterial se da en torno a un 20 % de los adultos en los países occidentales. El ejercicio aeróbico regular y suave reduce la posibilidad de desarrollar hipertensión y reduce la presión sanguínea de quien tiene hipertensión moderada, aunque parece tener poco efecto sobre la hipertensión grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.