Del gr. δέρμα, y el pref. hipo-, f. Biol. Zool. Anat. Bot.

Capa profunda de la piel, por debajo de la dermis. En zoología, dícese de la capa más profunda de la piel de los animales vertebrados, situada debajo de la dermis. Dícese de la capa externa del cuerpo de los invertebrados (artrópodos y anélidos) que segrega el exoesqueleto cuticular. En anatomía, dícese del tejido situado inmediatamente debajo de la piel (fascia superficial); se compone de tejido conjuntivo laxo que contiene tejido areolar y adiposo y ancla la piel a los órganos subyacentes. En botánica, dícese de los estratos celulares que en número diverso pueden hallarse debajo de la epidermis, cuya acción refuerzan de diverso modo. En ciertas hojas, como las de Ficus, Begonia, etc., se considera como hipodérmico el tejido acuífero; en las de muchas gimnospermas, gramíneas, etc., constituye la hipodermis los estratos celulares situados inmediatamente debajo de la epidermis, con células de paredes gruesas, a veces de tipo esclerenquimático; etc. En el tallo se consideran propios de la hipodermis los cordones esclerenquiáticos y las columnas de colénquima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.