Del gr. θάλαμος. y el pref. hipo-, m. Anat.

La región del encéfalo situada en la base cerebral, unida a la hipófisis por un tallo nervioso y en la que reside centro importante de la vida vegetativa: deriva de los lados del suelo del prosencéfalo. El hipotálamo es una parte del encéfalo situada en la base de este (porción ventral del encéfalo), que controla el funcionamiento del sistema nervioso, la actividad de la hipófisis, la homeostasis y capaz de elaborar ciertas hormonas (hormona endocrina), que son vertidas a la sangre a través de la neurohipófisis: regula parcialmente la secreción de la hipófisis y, por lo tanto, todo el sistema endocrino. El hipotálamo es el principal centro de control visceral y su importancia es vital para la homeostasis. El hipotálamo regula la actividad del sistema nervioso autónomo y varias hormonas endocrinas: también contiene el centro de termorregulación, regulación iónica y osmorregulación. El hipotálamo participa en muchas otras funciones autónomas, como el control de la sed, el sueño y el hambre. Desempeña un papel en la regulación del metabolismo de las grasas, hidratos de carbono y proteínas, y también interviene en la motivación y la emoción.