Del neol. lat. hormogonium, der. de hormo- y el gr. γονεία, m. Bot.

Fragmento del tricoma de una cianofícea hormogónea, compuesto por un número variable de células, que puede oscilar entre dos y varios centenares, y que se separa naturalmente del talo en virtud de un proceso de gemación (hormogonio secundario), o procede directamente de la germinación de un hipnociste (hormogonio primario). Los hormogonios son móviles y desnudos, y están destinados a la propagación de la especie Al cabo de algunas horas o días, por lo común se inmovilizan y producen una vaina; raramente el estado hormogonal es persistente (R. M.).