Del neol. lat. hormogonium, der. de hormo- y el gr. γονεία, m. Bot.

Fragmento del tricoma de una cianofícea hormogónea, compuesto por un número variable de células, que puede oscilar entre dos y varios centenares, y que se separa naturalmente del talo en virtud de un proceso de gemación (hormogonio secundario), o procede directamente de la germinación de un hipnociste (hormogonio primario). Los hormogonios son móviles y desnudos, y están destinados a la propagación de la especie Al cabo de algunas horas o días, por lo común se inmovilizan y producen una vaina; raramente el estado hormogonal es persistente (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.