Med. Anat. y Zool.

Se aplica a cualquiera de los huesos que contribuyen a la altura o longitud de una extremidad, sobre todo los de las extremidades superiores e inferiores. En anatomía y zoología, el hueso que consta de un hueco largo, un cuerpo a grandes rasgos cilíndrico (la diáfisis) y de hueso compacto, con extremos bulbosos (las epífisis) de hueso esponjoso. Son ejemplos la tibia, el húmero y el fémur. Reciben tal nombre por su forma elongada, no por su tamaño; los tres huesos de cada dedo son huesos largos aunque sean de pequeño tamaño. Los huesos largos se adaptan para soportar el peso del cuerpo y soportan una tensión considerable; también actúan de palanca durante los movimientos rápidos de barrido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.