El huésped desde el que los agentes infecciosos no son transmitidos a otros huéspedes sensibles. También se aplica a cualquier animal del que un parásito no puede escapar para continuar su ciclo vital.