Med.

La persona con una susceptibilidad superior a lo normal ante las infecciones, como consecuencia de un tratamiento inmunosupresor, de defectos inmunológicos, de anemia intensa o de otra enfermedad o trastorno concurrente, incluidas infección por VIH, metástasis malignas, caquexia o malnutrición grave.