Flora Iberica: Hierbas perennes, erectas, con pelos ramificados (estrellados o no). Hojas pinnatisectas, con los segmentos de aserrados a pinnatífidos. Flores en racimos ebracteados, agrupados en inflorescencia corimbiforme. Sépalos prontamente reflejos, elíptico-oblongos, con margen membranáceo estrecho, no gibosos en la base. Pétalos mayores que los sépalos, anchamente obovados, de uña estrecha, amarillos. Androceo tetradínamo. Nectarios laterales anulares, confluentes con los medianos que son filiformes. Estilo muy corto. Estigma capitado-deprimido, ligeramente bilobado. Frutos en silicua corta, claramente atenuada en la base; valvas con nervio medio marcado. Semillas uniseriadas, oblongo-ovoideas, no aladas, finamente punteadas, pardas; cotiledones incumbentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.