Med.

La infección que se desarrolla a partir de una bacteria que se encuentra por lo general fuera del cuerpo y que ha penetrado en el mismo.