Se define como el control de las contracciones uterinas antes de las 37 semanas de gestación para prevenir el parto prematuro: intervención de enfermería recogida en la Nursing Interventions Classification (NIC).