Med.

Se aplica, en farmacología, a la forma de inhibición en la que una sustancia (fármaco) ocupa un receptor y no puede ser desplazada de éste aumentando el número de otras moléculas mediante el principio de acción de masa; el fármaco se une al receptor de forma irreversible.