Del lat. insomnĭum, m. Med. y Pat.

Vigilia, desvelo, falta de sueño. En medicina, la falta anormal de sueño y dificultad para conciliarlo que se sufre en el momento en que corresponde dormir: la preocupación le producen insomnio. En patología, el trastorno del sueño, de su inicio o de su duración. El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño o incapacidad para mantenerse dormido. Aunque el insomnio crónico no es muy frecuente, la ansiedad nerviosa que experimenta el deportista antes de una competición importante suele turbar el sueño. El empleo de hipnótico como la benzodiacepina induce el sueño, pero ésta puede ser adictiva y presentar efecto secundario adverso (por ejemplo, somnolencia que reduce el tiempo de reacción) que afecta negativamente al rendimiento físico. La técnica de relajación, como la relajación muscular progresiva, y un hábito alimentario juicioso (por ejemplo, no tomar comida pesada o salada antes de ir a dormir) ayuda a superar el insomnio. El ejercicio moderado también ayuda a algún insomne, si bien hacer un ejercicio agotador antes de ir a dormir es probable que aumente la actividad y dificulte el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.