Del lat. instinctus, m. Biol. y Med.

En sentido prístino instigación o sugestión. En biología y medicina, conducta innata y no aprendida que se transmite genéticamente entre los seres vivos de la misma especie y que les hace responder de una misma forma ante una serie de estímulos. La respuesta compleja, adaptativa y no aprendida; un patrón fijo y no aprendido de reflejo: si la respuesta es aprendida, el patrón de comportamiento se denomina hábito. El instinto es un complejo de reacciones exteriores, determinadas, hereditarias, comunes a todos los individuos de la misma especie y adaptadas a una finalidad, de la que el sujeto que obra generalmente no tiene conciencia. Por extensión, toda actividad, especialmente mental, adaptada a una finalidad, que entra en juego espontáneamente sin que sea el resultado de la experiencia ni de la educación, y sin que exija reflexión. El impulso natural e interior que provoca una acción o un sentimiento sin que se tenga conciencia de la razón a la que obedece: capacidad natural para percibir y valorar con rapidez y facilidad una cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.