La incapacidad del sistema cardiovascular para hacer llegar a las células del organismo un volumen de sangre adecuado para satisfacer las demandas metabólicas de éstas.