Se dice del caballo flaco y desgarbado, por hambriento, suele tener las patas poco proporcionadas con el resto del cuerpo.