Del lat. famelĭcus, m. Veter.

Se dice del caballo flaco y desgarbado, por hambriento, suele tener las patas poco proporcionadas con el resto del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.