Flora Iberica: Subarbustos, densamente pubescente-glandulosos, aromáticos. Tallos ascendentes, en general muy ramificados. Hojas opuestas, de ovales a redondeadas o redondeado-triangulares, de crenadas a crenado-serradas, largamente pecioladas. Inflorescencia en racimos espiciformes terminales, largos, densos. Flores zigomorfas, cortamente pediceladas. Cáliz regular; sépalos libres casi hasta la base, subiguales. Corola bilabiada, blanca o en ocasiones con tenues venas violáceo- purpúreas; tubo cilíndrico, más largo que los labios; labio superior bilobado; labio inferior trilobado. Androceo didínamo; estambres exertos; anteras con dehiscencia longitudinal, no mucronadas, glabras. Gineceo con ovario bilocular; estilo persistente; estigma subcapitado. Fruto en cápsula, septicida, subcilíndrica, obtusa o algo truncada en el ápice, casi glabra, salvo algún pelo aislado en el ápice. Semillas numerosas, elipsoides, levemente foveoladas, negras.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.