Fís.

La ley que establece que el índice de una reacción química es directamente proporcional a la concentración del reactivo.