Fís.

La ley mecánica que establece que, dentro del límite elástico de un material, el alargamiento es proporcional a la tensión que lo produce. Por tanto, la deformación sufrida por un cuerpo está relacionada directamente con la magnitud de la fuerza de distorsión.