La ley del movimiento (ley de Newton) que establece que cuando actúa una fuerza sobre un cuerpo, el cambio resultante en el momento se produce en la dirección en la cual se aplica la fuerza, y es proporcional a la causa que lo produce, e inversamente proporcional a su masa. La relación se expresa como a = f/m o f = ma, donde a representa la aceleración; f representa la fuerza, y m representa la masa.