La ley termodinámica, implicada en el cambio térmico, se aplica a un sistema de masa constante donde la energía no se cera ni se destruye.