Flora Iberica: Arbustos glabros, de tallos tendidos, muy ramificados, de corteza ± lisa, grisácea o negruzca. Hojas opuestas, ± ericoides, revolutas, cortamente pecioladas, persistentes. Flores pentámeras, solitarias o en inflorescencias umbeliformes. Cáliz con las piezas soldadas en la base. Corola acampanada, caediza después de la floración. Estambres 5; anteras sin apéndices, con dehiscencia rimosa. Ovario súpero. Fruto en cápsula con dehiscencia septicida. Semillas rugulosas, no aladas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.