Flora Iberica: Hierbas perennes, cespitosas, frecuentemente con inflorescencias decumbentes que desarrollan nuevas plantas en cada nudo –pseudoestolones–, glabras, con todas las hojas basales, a veces también con hojas en los nudos de las inflorescencias (pseudoviviparismo). Hojas basales y sumergidas lineares sin limbo desarrollado, las flotantes con pecíolo muy largo y limbo elíptico. Inflorescencia en racimo umbelado, tirsoidea, erecta o decumbente, con pedúnculo bien diferenciado, con (0)1-2 flores en cada nudo. Flores pediceladas, hermafroditas. Pétalos blancos. Androceo con 6 estambres; filamentos estaminales planos, ensanchados en la base, glabros; anteras basifijas. Gineceo con 6 ó 9 (12 ó 15) carpelos, libres entre ellos, dispuestos en 1 ó 2 verticilos en el receptáculo floral; pistilos con un único rudimento seminal, y un estilo ± cónico con estigma introrso, elíptico. Fruto poliaquenio. Aquenios con 14 costillas, una dorsal, otra ventral y 12 laterales –6 a cada lado–, glabros, con pericarpo coriáceo y estilo ± persistente. Semillas elipsoidales, algo aplanadas, apiculadas, debilmente foveoladas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.