Flora Iberica: Hierbas perennes, erectas, ramosas. Hojas opuestas, enteras, sin estípulas; las de la roseta basal, atenuadas en pecíolo, de lineares a oblongo-espatuladas; las caulinares, sésiles, de ovado-oblongas a linear-lanceoladas. Flores hipógi­nas, solitarias o en cimas bíparas. Epicáliz inexistente. Tubo del cáliz con 10 nervios -5 de ellos comisurales- y 5 dientes, mucho más cortos que el tubo, de linear-triangulares a lineares. Pétalos 5, de prefloración contorta, purpúreos, ro­sados o rara vez blancos, con 2 lilas en la inserción de uña y limbo, las que forman una corona. Estambres 10. Ovario cilindrico, unilocular; estilos 5, gla­bros. Cápsula polisperma, septicida, con 5 dientes, opuestos a los lóbulos del cáliz; carpóforo f desarrollado, a veces apenas perceptible. Semillas renifor­mes, tuberculadas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.