Flora Iberica: Árboles o arbustos, espinosos o inermes. Hojas simples, pecioladas, caducas –a veces persistentes, en especies extraibéricas–; limbo de margen aserrado –a veces lobado, en especies foráneas–, con nervios secundarios poco numerosos y arqueados hacia el ápice; estípulas linear-lanceoladas, caducas. Inflorescencias en cimas umbeliformes o corimbiformes, simples y paucifloras, en el extremo de ramillas laterales y hojosas (braquiblastos), con brácteas sublineares y caducas. Receptáculo urceolado (hipanto), en general glabro, muy acrescente. Sépalos 5, ± triangulares, patentes, persistentes o caducos. Pétalos 5, suborbiculares, unguiculados, patentes, glabros, blancos, rosados o rojizos. Estambres 15-35; filamentos lineares, glabros; anteras amarillentas. Carpelos 2-5, encerrados en el receptáculo, completamente soldados entre sí y con el receptáculo; rudimentos seminales 2 por carpelo, colaterales, sin falso septo; estilos 2-5, soldados en la base, concrescentes lateralmente con el receptáculo, glabros o pelosos. Pomo, ± esferoidal, ± umbilicado en la base, coronado en el ápice por los restos del cáliz, glabro, de color verde, amarillento, rojizo, pardusco, etc.; epidermis unistrata, carne homogénea, sin células taníferas, con algunas esclereidas, en grupos pequeños junto a la piel, y en forma de capa continua en el interior del corazón, rodeando a las semillas; corazón sin pirenos, formado por 2-5 lóculos, de paredes cartilaginosas. Semillas 1-2 por lóculo, de sección transversal elíptica u ovada, de testa coriácea, de color pardo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.