La técnica diagnóstica aplicada en neurología donde el paciente entrecruza los dedos flexionados de ambas manos e intenta separarlos (Ernst Jendrassik, médico húngaro, 1858-1921). Es utilizada para superar la supresión voluntaria de los reflejos; mientras se ejerce esta tracción se comprueba los reflejos de las extremidades inferiores.