Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes, a veces sufruticosas, generalmente con raíces tuberosas, densamente cubiertas de pelos glandulíferos. Hojas opuestas o, en ocasiones, las superiores alternas, simples, enteras, onduladas, dentadas o lobadas, pecioladas, sin estípulas. Flores hermafroditas, zigomorfas, en inflorescencias racemosas, paucifloras, terminales o axilares, o a veces flores solitarias, axilares, frecuentemente con una o dos bractéolas. Cáliz formado por 4-5 lóbulos ± libres, o bien, espatiforme, dentado o lobulado en el borde superior y hendido adaxialmente hasta la base. Pétalos soldados en corola tubuloso-cilíndrica o acampanada, a menudo recurvada, con 4-5 lóbulos. Estambres fértiles 4, didínamos, o bien 2 fértiles y 2 estaminodios –en ocasiones aparece un tercer estaminodio o solo uno–, insertos en la parte inferior del tubo corolino; anteras con dos tecas, dehiscentes por dos hendiduras laterales. Ovario súpero, sobre un disco basal, bicarpelar, unilocular –a veces da la impresión de bi o tetralocular por la unión o acercamiento de las placentas–, de placentación parietal y rudimentos seminales anátropos, en número variable –de 3 a 100–; estilo largo; estigma bilobulado. Fruto en cápsula, a veces carnosa, loculicida bivalva, con estilo persistente, que forma una prolongación ganchuda en su extremo y que se abre en dos piezas divergentes. Semillas angulosas, algunas veces comprimidas, ornamentadas, de color negro. Integrada por 4 géneros y alrededor de 14 especies, que se distribuyen por las zonas cálidas de Sudamérica tropical y subtropical, Méjico y S de los Estados Unidos de América.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.