Flora Iberica: Árboles o arbustos, espinosos –a veces inermes, los cultivados–. Hojas simples, pecioladas, caducas; limbo de margen entero o ± serrulado; pecíolo mucho más corto que el limbo; estípulas caducas. Flores hermafroditas, solitarias, grandes, sobre ramillas laterales, hojosas (braquiblastos). Receptáculo campanulado, muy acrescente, con disco nectarífero. Sépalos 5, irregulares, persistentes y muy acrescentes. Pétalos 5, unguiculados, patentes, blancos. Estambres 20-40; anteras rojizas. Carpelos (4)5, encerrados en el receptáculo, totalmente soldados entre sí y con el receptáculo; rudimentos seminales 2 por carpelo, superpuestos –de los que uno no se desarrolla–; estilos (4)5, libres o soldados en la mitad o en el tercio inferior. Pomo globoso-turbinado, de ápice fuertemente umbilicado, abierto y coronado por el cáliz persistente, no umbilicado en la base, pardusco o rojizo; epidermis pluristrata; carne homogénea, con células taníferas y con esclereidas –que forman pequeños grupos– o sin ellas; corazón con (4)5 pirenos, monospermos, muy duros, separados por la referida carne. Semillas lisas, de sección transversal elíptica u ovada; testa muy fina.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.