Se dice, en anatomopatología quirúrgica, del método que se usa para preparar una determinada porción de tejido para un examen anatomopatológico; se humedece el tejido, se congela rápidamente, y se corta con un microtomo en un criostato.