La técnica para la obturación de conductos radiculares dentales por la cual se corta en segmentos un cono de gutapercha previamente seleccionado y se cierra herméticamente el corte de la punta en el vértice de una raíz; por lo normal, los otros cortes se calientan y condensan sobre la primera pieza con un obturador.