Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes. Tallos postrados o procumbentes. Hojas profundamente palmatisectas. Flores pequeñas, solitarias, axilares, pedunculadas, con el pedúnculo articulado. Epicáliz de 3 piezas libres, más estrechas que los sépalos. Cáliz 5-lobado. Pétalos 5, enteros, truncados o redondeados en el ápice, de color variable. Carpelos numerosos (c. 20), en un solo verticilo, con 2-3 rudimentos seminales; ramos del estilo en número igual al de los carpelos; estigmas terminales, capitados. Fruto en esquizocarpo discoideo; mericarpos con 2-3 semillas, transversalmente sentados entre las semillas, 3-valvados, con dos crestas dorsales, setoso-pelosos, dehiscentes “in situ”. Semillas subreniformes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.