Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes. Tallos postrados o procumbentes. Hojas profundamente palmatisectas. Flores pequeñas, solitarias, axilares, pedunculadas, con el pedúnculo articulado. Epicáliz de 3 piezas libres, más estrechas que los sépalos. Cáliz 5-lobado. Pétalos 5, enteros, truncados o redondeados en el ápice, de color variable. Carpelos numerosos (c. 20), en un solo verticilo, con 2-3 rudimentos seminales; ramos del estilo en número igual al de los carpelos; estigmas terminales, capitados. Fruto en esquizocarpo discoideo; mericarpos con 2-3 semillas, transversalmente sentados entre las semillas, 3-valvados, con dos crestas dorsales, setoso-pelosos, dehiscentes “in situ”. Semillas subreniformes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.