Es el trastorno renal caracterizado por lesión local o generalizada de las áreas tubulointersticiales renales. Con frecuencia es el resultado de más de un factor etiológico, como por ejemplo, la conjunción de diabetes y una infección bacteriana. Los síntomas son poliuria, acidosis renal, edema, proteinuria y hematuria.