Flora Iberica: Hierbas anuales –en especies no ibéricas, también bienales o perennes– con pelos simples o ramificados (naviculares y bifurcados principalmente). Hojas enteras, lobuladas o pinnatipartidas. Flores en racimos ebracteados. Sépalos erectos, los laterales no o poco gibosos en la base. Pétalos obovados o espatulados, blancos, rosados o violáceos. Androceo tetradínamo. Nectarios 4, laterales, hemisféricos o semiovoideos. Estilo corto. Estigma capitado-deprimido, algo bilobulado. Frutos en silicua linear, de sección circular o algo comprimidos, tardíamente dehiscentes; valvas con nervio medio algo marcado y otros laterales más tenues que se anastomosan. Semillas uniseriadas, comprimidas, lisas; cotiledones incumbentes u oblicuamente incumbentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.