Med.

Se aplica al recién nacido que parece estar sano, pero que es portador de un organismo infeccioso bacteriano o vírico. El lactante puede contaminar el entorno con gotas procedentes del aparato respiratorio formando nubes de microorganismos.