Flora Iberica: Plantas perennes, inermes, de cepa en general ramosa y ± lignificada, con frecuencia sin tallos aéreos; indumento formado por pelos basifijos. Hojas estipuladas, pecioladas, imparipinnadas; estípulas foliáceas o membranáceas, soldadas parcialmente al pecíolo, libres o ± soldadas entre sí por la parte que se opone a éste. Inflorescencias axilares, en racimo, con pedúnculo normalmente más largo que la hoja correspondiente; flores pediceladas o subsentadas, con una bráctea en la base. Cáliz campanulado o subcilíndrico, un tanto zigomorfo, con dientes ± desiguales. Corola glabra, diversamente coloreada; alas a veces escotadas, unguiculadas, con aurícula muy desarrollada; quilla soldada en casi toda su longitud, apiculada en su extremo, auriculada en la base. Androceo diadelfo, con el estambre vexilar libre y los 9 restantes soldados en tubo abierto, de tal forma que alternan los de antera dorsifija con los de antera basifija; filamentos estaminales cilíndricos; anteras elipsoideas, glabras, sin apículo. Ovario sentado o estipitado, ± peloso, con varios rudimentos seminales; estilo cilíndrico, arqueado; estigma húmedo, terminal, capitado. Fruto sentado o estipitado, seco, dehiscente, con varias semillas, con o sin falsos septos. Semillas ± reniformes, con hilo pequeño, sin estrofíolo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.