Del gr. πἐρθω, y φυτόν, m. Bot.

Siguiendo a Münch, el vegetal que se desarrolla sobre tejidos muertos de un organismo vivo (F. Q.). Se aplica al parásito que mata las células de su hospedante y luego extrae de ellas la substancias de que se nutre, saprofíticamente: los pertófitos son necrótrofos (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.