Del gr. πἐρθω, y trofia, f. Bot.

Designa Quanjer (1942) con este nombre la fase de un parásito u organismo patógeno en la cual mata los tejidos activos del hospedante; por ejemplo, las especies de Sclerotinia son parásitas pertótrofas. Como advierte Quanjer, ciertos parásitos, como, por ejemplo, Colletotrichum Lindemuthianum, cambian durante su vida en su relación nutricia con la planta hospedante, presentando así el doble carácter biótrofo-pertótrofo (ver biotrofia) (J. del C.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.