Med.

La inyección venenosa potencialmente mortal de alcaloides de la piperidina por la hormiga de fuego. La hormiga se fija a si misma a la piel con sus mandíbulas e inyecta el veneno a través de un aguijón situado en la parte posterior de su abdomen; la hormiga inyecta repetidas veces al mismo tiempo que gira su cuerpo alrededor del punto de fijación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.