Med.

La forma más frecuente de porfiria, se caracteriza por fotosensibilidad cutánea que origina la aparición de ampollas que dejan cicatriz, hiperpigmentación, hipertricosis facial y en ocasiones engrosamientos esclerodermatosis y alopecia. Con frecuencia está asociada con abuso de alcohol, enfermedad hepática y siderosis hepática. Las concentraciones urinarias de uroporfirina y coproporfirina están elevadas y la actividad de la enzima implicada en la biosíntesis del grupo hemo está disminuida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.