Es una situación que se caracteriza por una excesiva irritabilidad y depresión, ya sea de origen psicógeno o el resultado de una grave y larga enfermedad o de una experiencia agotadora.