Se define como la prevención o minimización de posibles lesiones sufridas por un paciente con un trastorno convulsivo conocido: intervención de enfermería recogida en la Nursing Interventions Classification (NIC).