Principio que establece la identidad del ser consigo mismo: «A es A».