Fisiol.

Principio que sugiere que el niño adquiere su individualidad diferenciando progresivamente de su compañero con cada nuevo cambio de maduración que se produce con la experiencia de su entorno.