Med.

El resultado de la interrupción de la satisfacción de la necesidad fisiológica básica del sueño. El sueño se regula en centros del hipotálamo y del sistema reticular activado. La privación del sueño provoca aberraciones mentales progresivas al cabo de 30 a 60 horas de vigilia continuada. Después de este momento resulta intolerable realizar tareas monótonas, el lenguaje se vuelve confuso y el rendimiento es cada vez peor. Al cabo de una semana de privación del sueño pueden comenzar a aparecer síntomas de psicosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.