Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes, a veces sufruticosas, por lo común densamente glanduloso-pelosas. Tallos ramosos. Hojas opuestas o, a veces, las superiores alternas, triangulares o de ovadas a suborbiculares, de margen entero o ± sinuado; pecíolo largo. Inflorescencia racemosa, terminal, laxa; flores con 1 ó 2 bractéolas. Cáliz campanulado, inflado, con 5 lóbulos –normalmente desiguales–, de margen ciliado-glanduloso, generalmente caduco. Corola tubuloso-campanulada, recurvada, más larga que el cáliz, bilabiada, con 5 lóbulos redondeados, desiguales. Estambres fértiles 4, didínamos, a veces acompañados por un estaminodio. Ovario cilíndrico, con 2 placentas parietales, con 1-2 filas de rudimentos seminales; estilo generalmente más largo que el ovario. Fruto en cápsula leñosa, ovoide-cilíndrica, encorvada, con 2 apéndices arqueados, polisperma. Semillas numerosas, tuberculadas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.