De proto- y el gr. μἀστιξ, ιγος, f. pl. Bot.

Orden de flageladas que comprenden las formas de organización más simple, sin cromatóforos, raramente con estigma (Bodo, Monas, Oicomonas, Anthophysa), saprobias, holozoicas o parásitas, a menudo reunidas en colonias con pedúnculos, caparazones o cubiertas gelatinosos. Periplasto delicado, que permite en muchos casos movimientos ameboides de la célula. De 1 a 6 flagelos. Sin citóstoma o con una sola zona receptiva de las partículas alimenticias. Materia de reserva, grasa, raramente de leucosina. Se han descrito fenómenos de isogamia, heterogamia y autogamia, y se conocen células perdurantes de muchas especies. Viven en toda clase de aguas, especialmente en las dulces, desde las más puras hasta las malolientas. Familia: oicomonadáces, bicecáceas, craspedomonadáceas, falansteriáceas, con un flagelo; monadáceas, bodonáceas (incluyendo criptobiáceas), anfimonadáceas, trimastigáceas, tetramitáceas (incluyendo tripanosomáceas), con varios flagelos (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.