Es una prueba de función pulmonar que se realiza en el paciente con historia de asma que tiene función pulmonar normal en reposo. En una prueba específica el paciente inhala un antígeno particular mientras se monitoriza el volumen espiratorio forzado (VEF); en una prueba inespecífica el paciente inhala una sustancia, a concentraciones crecientes mientras se mide el VEF.