Es un método controvertido para comprobar la toxicidad de productos farmacéuticos y de otro tipo para los seres humanos colocando pequeñas cantidades de estos productos en ojos de conejo; el potencial irritativo de los ojos da la medida del posible efecto que podría tener el producto en tejidos humanos similares.