Se aplica a la prueba sanguínea para detectar la intoxicación por monóxido de carbono.