Med.

La prueba para determinar la existencia de una infección tuberculosa pasada o presente basándose en una reacción cutánea positiva, utilizando uno de los diferentes métodos que existen. Se introduce en la piel mediante una excoriación, punción o inyección intradérmica un derivado proteico purificado (PPD) del bacilo tuberculoso, llamado tuberculina; si se forma una zona elevada, roja o indurada alrededor del punto de la prueba, se dice que la persona es sensible a la tuberculina y la prueba se lee como positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.